Contenido

Contenido

WMS: MÁS QUE INNOVACIÓN, UNA NECESIDAD

El horizonte a corto plazo representa una diversidad de necesidades para el cliente en dónde las empresas más preparadas tecnológicamente, en constante evaluación, así como en la inversión en innovación serán las que estarán a la cabeza. Para situarse como una empresa competitiva y llegar a estos niveles, tenemos que comenzar desde lo primordial, que es tener una visión general hacía una solución de administración de la cadena de suministro.

Hablemos de contar con un Sistema de Administración de Almacenes (WMS por sus siglas en inglés) que es muy diferente al Enterprise Resource Planning (ERP) ya que, a diferencia de este, el propósito principal de un WMS es controlar el movimiento y almacenamiento de materiales y/o productos en la empresa. La lógica básica de un WMS es utilizar una combinación de artículo (Ítem/SKU), localización, cantidad, unidad de medida, e información de la orden para determinar cómo recibir, dónde almacenar y reabastecer, dónde surtir y empaquetar o recoger materiales y en qué secuencia hacerlo hasta embarcar.

En estos tiempos hay países como Japón y China, que han superado con éxito todos los niveles de competitividad, hasta el grado de convertirse en verdaderos monstruos con los cuales es muy difícil competir ya que han alcanzado no sólo la competitividad nacional, sino que han alcanzado la competitividad internacional.

Países como los mencionados, incluyendo Norteamérica y Europa iniciaron el proceso de transformación en la operación de sus empresas tomando como base el CEDIS (Centro de Distribución), en México y LATAM desde hace más de 15 años se ha implementado tecnología en empresas grandes y medianas incrementando el uso de sistemas automatizados.

Lo primero que muchas de las empresas comenzaron a hacer, fue la evaluación de la madurez de sus procesos hasta detectar que no solo el uso de estos era suficiente para soportar el crecimiento de la operación de cada negocio, por esta razón y muchas más  se han implementado diferentes tipos de soluciones dentro del almacén, la más común en los últimos años ha sido el Warehouse Management System (Sistema de Administración de Almacenes) cuya función se relaciona con la necesidad de ofrecer un mejor servicio a los clientes, incrementar productividad, tener una amplia visibilidad y asignación de tareas en el almacén así como el uso de información en tiempo real para la correcta toma de decisiones.

Por su naturaleza, un WMS se ha convertido en el pilar de la operación para la Cadena de Suministro; de acuerdo con la robustez de cada empresa, la funcionalidad solicitada tendrá como base en el día a día (complejidad de la operación, volumen y transacciones), industria y número de usuarios.

Cada empresa cuenta con necesidades y retos logísticos únicos, sin embargo, un WMS robusto debe contar con los módulos básicos que permitan llevar la operación a otro nivel, algunos de ellos son:

  • Administración de Almacenes
  • Administración laboral
  • Administración de Socios Comerciales
  • Inteligencia de la SC
  • Administración de Patios
  • Ejecución del transporte

Muchos empresarios, gerentes y directores se preguntarán ¿cómo puedo comenzar a hacerle frente a los monstruos de SC?

Primeramente, hay que entender que hace años hablar sobre la implementación de un sistema o bien tener un WMS era lo más actual en tecnología, flexibilidad, adaptabilidad y agilidad para hacer frente a un mercado que comenzaba a cambiar.

Hoy en día hablar de un Sistema de Administración de Almacenes ya no es hablar de innovación tecnológica en la Supply Chain, es hablar de tecnología base o primordial para ser competitivo en el mercado tan cambiante en el cual vivimos dada la constante demanda de los consumidores.

Contenido

BIENVENIDOS A LA ERA DEL OMNI-CHANNEL

Como todos sabemos, la comercialización es el arte más antiguo que todas las culturas han practicado por siglos iniciándose con el famoso “trueque”. Pensando en las últimas décadas, el comercio ha girado en torno e implementación de una tienda física, lo que ha representado para las empresas el mayor ingreso de ventas, el contar con un, piso o punto de venta ha sido un factor clave y se considera: qué zona y ubicación es la mejor, cuántos metros cuadrados debería contar, qué productos manejar, su calidad, disponibilidad, así como horarios. Estas son algunas de las razones por las cuales se ha determinado el éxito y rentabilidad de las empresas que trabajan bajo el concepto B2C (Business to Client).

La estrategia de ventas se ha ido desarrollando a grandes pasos en los últimos 50 años, por lo que tener un punto de venta no ha sido suficiente y poco a poco se integró el teléfono con el famoso telemarketing, apoyándose de anuncios en TV, esto ha revolucionado las ventas, dotando de conocimientos al vendedor como: el poder del liderazgo, la oratoria y la persuasión todo esto con el objetivo de ir incrementando las ventas y posicionándose en el mercado.

Actualmente está sonando un término que está revolucionando el comercio, llamado “Omni-Channel”, sin embargo, no todos conocen qué es, ni que ventajas genera en las empresas, que, sin lugar a duda, están pensando en cómo fortalecer sus canales de distribución, su rentabilidad, pero, sobre todo, son empresas preocupadas en cómo satisfacer al cliente generando un lazo y una experiencia de compra sin igual. En México, se están sumando cada vez más empresas que comienzan a hacer grandes esfuerzos por aplicar la omnicanalidad en su Cadena de Suministro, la cual, se está convirtiendo en el pilar de la competitividad de cara a la demanda de los clientes.

Para las empresas mexicanas, el reto es mayor ya que además de cumplir con la demanda de un mercado en el que han estado por más de 10, 20 o 30 años, hay que cumplir la fuerte demanda de un shopper cada vez más exigente, informado, con herramientas y miles de opciones, por otro lado, es a lo que nuevas empresas (Start up y pymes) se enfrentan.

El Omni-channel busca ofrecerle al shopper una experiencia de compra consistente y fluida mediante todos los canales y dispositivos. El punto principal de cómo funciona es usar toda la información obtenida de los consumidores mediante los diferentes canales para poder conocerlos mejor y así poder ofrecerles servicios personalizados, según sus gustos e intereses. El objetivo es facilitar y mejorar la experiencia del cliente con el objetivo de fidelizarlos con la marca. Pero, algo que no todos alcanzan a visualizar en este concepto, es que áreas como marketing, ventas, e-commerce están conectadas para generar una experiencia de compra única y todo esto será posible si tenemos conexión con la Cadena de Suministro.

Puntualizando esto último, las empresas deben tener en mente que para triunfar en las operaciones multicanal, deben transformar su cadena de suministro y romper paradigmas tradicionalistas, con el fin de dar respuesta oportuna al mercado con base en información y demanda del consumidor.

Finalmente, es importante señalar que la estrategia se debe alinear a todas las áreas involucradas para hacer la conversión a la omnicanalidad. Para las empresas que aún no comienzan y cuentan con una operación tradicional, principalmente en las áreas logísticas, no deben ver el omni-channel como un “tengo que hacerlo porque los demás lo hacen”, si no hay que marcar la diferencia con el objetivo de generar nuevas experiencias y fidelizar los clientes hasta potencializarlos.

El cambio constante siempre ha sido una vía de supervivencia ante una nueva era de digitalización dónde la economía depende de ello y se busca cosechar el mañana, el trabajo tiene que comenzar lo antes posible… El camino es largo, pero no imposible.